.

.

lunes, 24 de marzo de 2014

Carl Sagan: "Mi intuición personal es que no estamos solos"

¿Bach o los Beatles? ¿Louis Armstrong o Beethoven? ¿Música china o canto de pájaros? En su brillante carrera como astrónomo y gurú de la ciencia contemporánea, Carl Sagan nunca imaginó que algún día debería formularse -y responder- preguntas de este tipo. Pero el día llegó. Fue a mediados de febrero de 1972 cuando se le ocurrió la idea de enviar al espacio el primer mensaje del planeta Tierra destinado a establecer contacto con otras formas de vida inteligente en el universo. El mensaje viajaría a bordo de la Pioneer 10, una sonda espacial que tiene las dimensiones de un Fiat 600, pero nadie sabía cuál sería su contenido. Como no había tiempo material para hacer consultas -el lanzamiento de la Pioneer estaba fijado para el 2 de marzo de ese año-, Sagan le pidió ayuda a su esposa y artista Linda Salzman y dibujó un hombre y una mujer, desnudos, en una plaqueta de aluminio y oro anodizado de 15 por 23 centímetros. Junto a las dos figuras, inspiradas en un dibujo clásico de Leonardo da Vinci, agregaron un puñado de datos elementales sobre el planeta y sus habitantes: la fórmula del átomo de hidrógeno neutro, algunos números del sistema decimal, la ubicación de la Tierra en relación con el Sol, etcétera.


Por Héctor D'Amico | LA NACION

Pero la música destinada a los extraterrestres no alcanzó a ser grabada a tiempo; partió hacia el espacio cinco años más tarde a bordo de la Voyager I y la Voyager II. Sagan, que como jefe del Jet Propulsion Laboratory de la NASA era uno de los directores de las dos misiones Voyager, se atribuyó una responsabilidad adicional totalmente alejada de la astronomía: la de disc-jockey. Seleccionó personalmente las voces, los sonidos y hasta algunos textos incluidos en el disco de hora y media de duración (lo bautizó Los sonidos de la Tierra), que pronto abandonará el sistema solar y continuará alejándose del planeta durante los próximos mil millones de años. Los únicos enemigos del disco son los rayos cósmicos y el impacto de finísimas partículas de polvo, pero será perfectamente audible dentro de 500.000 o 700.000 años.
La selección preparada por Sagan incluye un saludo del entonces presidente de los Estados Unidos, James Carter; canto de pájaros grabados en un zoológico de California, Bach, temas de jazz, los Beatles, saludos en sesenta idiomas, la voz del ex secretario de la ONU Kurt Waldheim, música china y, por supuesto, Mozart y Beethoven. Éstos son los sonidos que representan hoy a la raza humana en el espacio. A la hora de decidir quiénes serían los embajadores del planeta, Sagan prefirió no correr riesgo. Entre Mozart y los Beatles optó por Mozart y los Beatles.
Además de arrojar al océano cósmico botellas con música y textos, Sagan ha organizado y colabora activamente con varios programas científicos destinados a establecer un primer contacto con otras formas de vida. Sus aliados más importantes en esta búsqueda interestelar, reconoce, son los grandes radiotelescopios desarrollados especialmente para captar señales emitidas en dirección de la Tierra. El de la Universidad de Harvard, por ejemplo, es capaz de vigilar más de ocho millones de canales de radio simultáneamente. Otro de los grandes radiotelescopios son los de Arecibo, Puerto Rico, que pueden registrar señales provenientes de unas 250 estrellas, y el de una universidad de Ohio, destinado exclusivamente al proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence), es decir, búsqueda de inteligencia extraterrestre.
En este momento, el doctor Sagan es, sencillamente, el divulgador científico más conocido del mundo. Algunos colegas, como el británico Stephen Hawking o su compatriota Thomas Gold, han acumulado tanto o más prestigio y son menos polémicos en ciertos círculos académicos. Pero Sagan es, sin dudas, el más conocido por el gran público. Su serie de televisión Cosmos ha sido vista por cientos de millones de espectadores en unos cuarenta países. Ha publicado alrededor de 500 artículos en 20 idiomas y varios de sus libros (El cerebro de Broca, La conexión cósmica y Los dragones del Edén) figuraron en la lista de best sellers de varios países. Actualmente dirige el Laboratorio de Estudios Planetarios de la Universidad de Cornell y el Departamento de Astronomía de la Asociación para el Avance de las Ciencias de los Estados Unidos. Durante sus años de colaboración con la NASA fue director de los proyectos Mariner, Voyager y Viking. En 1978 ganó el Premio Pulitzer de Literatura.
Días atrás, Sagan concedió un largo reportaje telefónico a LA NACION. Éstas son sus respuestas.
-Profesor Sagan, usted tiene, entre otros, el privilegio de haber despachado la primera carta del planeta Tierra destinada a otras formas de vida inteligente. Sería interesante saber cuáles eran sus expectativas en el momento en que partió la Pioneer 10. ¿Pensó que recibiría algún tipo de respuesta mientras estaba todavía acá, en el mundo de los mortales, o, por el contrario, sabía que pasarían algunas generaciones antes de que se pudiese establecer un primer contacto?
-Cuando usted habla de algunas generaciones está pecando de apresurado. Piense, por ejemplo, que la Voyager I demorará unos 30.000 años en llegar hasta Alfa Centauro, la estrella más cercana a la Tierra. Ahora bien, como la Voyager ni siquiera vuela en dirección de Alfa Centauro tenemos que calcular que su viaje demorará en realidad mucho más. Le daré otro ejemplo: la Pioneer 10, el objeto más veloz que hemos lanzado hasta hoy, no penetrará en el sistema planetario de ninguna otra estrella hasta dentro de 10.000 millones de años. Por supuesto que no es fácil familiarizarnos con estos números o comprender cabalmente su verdadera dimensión, pero son nuestro marco de referencia obligatorio. Afortunadamente, disponemos de otros medios para enviar mensajes a través del espacio. El más eficiente, por ahora, son las sondas radiales que viajan a la velocidad de la luz, es decir, unos 300.000 kilómetros por segundo. Sin embargo, yo no hablaría de algunas generaciones porque no sabemos si, efectivamente, alguien va a respondernos ni cuándo va a hacerlo. Ahora, antes de seguir adelante, quiero volver por un segundo a su pregunta para aclarar un detalle que considero importante. Yo le agradezco que me considere un pionero de los mensajes a los extraterrestres, pero me temo que eso no es verdad.
-Bueno, es un dato que está en cualquier manual de astronomía contemporánea. Fue usted quien diseñó los mensajes de las misiones Pioneer y Voyager y, hasta donde sabemos, ésos son los primeros intentos científicos que hizo la humanidad para comunicarse con otras formas de vida.
-Los datos que usted cita son correctos, qué duda cabe, pero nuestro primer mensajero no ha sido el Pioneer sino la televisión. Sus emisiones viajan a la velocidad de la luz y hace varias décadas que esas ondas se están alejando de la Tierra. Si queremos ser rigurosos al hablar de los pioneros, debemos considerar a la televisión comercial y al radar militar en primer término. Naturalmente, la intención de un programa de televisión no es provocar respuestas de algún lugar alejado del planeta, pero, de hecho, envía mensajes que pueden ser captados en cualquier punto de nuestra galaxia y aun fuera de ella. (Nota de la Redacción: un año luz equivale a 9,5 millones de millones de kilómetros.)
-¿Cree que alguien de ahí afuera ha conseguido descifrar esos mensajes?
-Es una pregunta interesante que me hago con frecuencia. Pero por ahora no tiene respuesta. Yo escribí una novela sobre ese tema que se titula Contact. En ella especulo con que las ondas televisivas del planeta son remitidas nuevamente a nosotros desde algún lugar lejano. Pero esto, por el momento, no es más que ficción.
-Usted ha participado en los dos congresos científicos más importantes que se han celebrado hasta ahora para debatir este tema, el de Green Bank, Estados Unidos, y el de Byurakán, organizado por la Academia de Ciencias de la Unión Soviética. ¿Cuáles son las probabilidades matemáticas con las que trabajan hoy los científicos al hablar de otras formas de vida en el universo? ¿Cuáles son las probabilidades, si es que se puede formular la pregunta en estos términos, de que existan otras civilizaciones más o menos avanzadas que la nuestra?
-En la Vía Láctea, donde vivimos, hay por lo menos 100.000 millones de estrellas. Al alcance de nuestros instrumentos, observatorios y radiotelescopios hay unos 100.000 millones de galaxias. Es posible que, detrás de ellas, existan muchas otras que demoraremos algún tiempo en descubrir. En años recientes los astrónomos hemos comprobado que los planetas son compañeros frecuentes de las estrellas y, por lo tanto, debemos considerar que existe una cantidad absolutamente asombrosa de ellos. La posibilidad de que uno y solamente uno de ellos esté habitado es altamente improbable. Lo extraño no es que hayan evolucionado otras formas de vida en diferentes partes del universo: lo asombroso sería que sólo uno de los planetas, ni siquiera el más grande ni el más importante, estuviese habitado. Sabemos que la vida en nuestro planeta se desarrolló con rapidez, tan pronto la evolución geológica le dio su forma más o menos definitiva, y sabemos también que esa vida se desarrolló obedeciendo las leyes de la química y de la física. Pues bien, tenemos todo el derecho de pensar que esas mismas leyes son las que rigen todo el universo. Pero hay algo más: la existencia de cantidades de otras estrellas tanto o más viejas que la Tierra indica que un proceso similar puede estar ocurriendo en cualquiera de ellas. Finalmente, sabemos que las probabilidades de supervivencia de cualquier especie dependen de su capacidad de adaptación al medio y de su inteligencia (salvo cuando esa especie inventa las armas nucleares). La pregunta, una vez más, es por qué esa capacidad de adaptación y esa inteligencia deberían haberse dado en un sólo punto de la galaxia.
-¿Su opinión personal es que estamos solos o acompañados?
-Para opinar es necesario juzgar pruebas y argumentos, y me temo que no los tenemos.
-¿Cuál es su intuición entonces?
-Mi intuición personal -por favor, comprenda que estoy hablando solamente de intuición y comprenda que es de tipo personal- es que no estamos solos.
-La otra pregunta, además de si existen o no, es cómo comunicarse con ellos. Usted ha sugerido varias veces que la Tierra puede estar recibiendo cantidades de mensajes provenientes del espacio, pero no nos damos cuenta porque desconocemos la frecuencia y la forma de esos mensajes.
-Imaginemos que en este preciso momento, mientras conversamos, una gran cantidad de señales llegan al hemisferio sur del planeta. Como no tenemos ningún radiotelescopio funcionando en ese hemisferio, jamás podremos captar -no hablemos ya de descifrar- esos mensajes. A propósito de este tema quiero darle una noticia que entiendo es una primicia para su país: la Argentina muy pronto estará en condiciones de participar activamente en la búsqueda de inteligencia extraterrestre. Me refiero a una búsqueda sistemática y sujeta a métodos científicos. Hasta ahora el programa más sofisticado aplicado en el hemisferio norte es uno que conocemos con las siglas MEPA y que auspicia la Sociedad Planetaria, de la cual soy presidente. Esta sociedad tiene su sede en la Universidad de Harvard. En este momento estamos preparando el programa MEPA 2, que se desarrollará en la Argentina. A fin de año recibiremos en Harvard a tres científicos argentinos que irán a aprender el sistema de escucha utilizado con radiotelescopios. Después de dos años de entrenamiento los científicos y el radiotelescopio con el cual harán su entrenamiento, regresarán a la Universidad de Buenos Aires para poner en marcha el MEPA 2.
-En la serie Cosmos, que ya es un clásico de la televisión pedagógica, usted hacía una observación muy conmovedora y, a la vez, poética. Decía que entre toda la materia del universo existe una relación tan estrecha que se puede afirmar que el hombre está hecho del mismo material que las estrellas. ¿Sugiere, de alguna manera, que nuestra especie y otras posibles formas de vida inteligente pueden tener el mismo origen?
-Digo que la materia de la cual estamos compuestos tiene su origen en las estrellas. Los átomos de nuestro organismo, con excepción del hidrógeno y del helio, estuvieron concentrados en el núcleo de las estrellas durante millones de años antes de alcanzar la forma de la especie humana. Yo sé que esto puede sonar muy poético a sus oídos y a los de mucha gente, pero es literalmente así. El calcio de nuestros dientes, el carbón de los genes, el nitrógeno del pelo alguna vez formaron parte de una estrella. Lo mismo que la silicona de nuestros anteojos. Esos átomos nacieron de otros átomos más simples en el corazón de estrellas que dejaron de existir hace mucho tiempo. Es absolutamente sorprendente la manera en que estamos relacionados con el resto del cosmos. Los rayos cósmicos originados en la agonía de las estrellas también son responsables de lo que somos; el origen de la vida fue estimulado por rayos ultravioletas que calentaron la superficie terrestre. La conexión entre las distintas formas de materia es misteriosa, fascinante y de una intimidad sorprendente. Los humanos estamos ligados al cosmos no de la manera en que pretenden los astrólogos sino en un sentido vital y verdadero.
-Durante el último siglo y medio la mayoría de los autores de ciencia ficción han presentado a los extraterrestres como unos auténticos villanos, de aspecto horrible, inevitable color verdoso y decididamente hostiles hacia los seres humanos. Después, gracias a gente como Clark, Asimov, Bradbury, el mismo Spielberg, la imagen de los extraterrestres mejoró notablemente. ¿Qué fantasía cree que alimenta la opinión pública respecto de los seres con los que usted intenta comunicarse?
-Realmente no lo sé. Es cierto que ha habido un cambio importante y la gente tiene una opinión más neutral de los posibles extraterrestres. Nos los imaginan como unos monstruos. Sin embargo, déjeme que les confiese una sospecha: mucha gente se sentiría muy infeliz si alguien contestara nuestros mensajes.
-¿Por qué?
-Porque seguramente será una civilización mucho más avanzada que la nuestra. Seres que pueden echar por tierra nuestra secreta esperanza de que somos los más listos del universo. Que tendrán otros conocimientos tecnológicos, otra religión, otra cultura política y que estarán en la posición de revelar cuán equivocados estamos respecto de infinidad de temas. Muchos científicos pueden quedar en el ridículo.

BIO

Profesión: astrónomo y divulgador científico
  • Carl Edward Sagan fue un astrónomo y divulgador estadounidense que alcanzó fama mundial a partir del estreno, en 1980, de la serie televisiva Cosmos, donde reveló los misterios del universo de una forma única. Falleció en 1996. El sitio del aterrizaje de una sonda de la NASA en Marte lleva su nombre.
  • DEL ARCHIVO
    Entrevista publicada originalmente el 31 de octubre de 1988

.

.

Noticias

.

.